"Las dos orillas de la ciencia. La traza pública e imperial de la Ilustración española", de Antonio Lafuente (IH-CCHS) y varios autores

 
Dos orillas hace referencia a las dos formas extremas de circulación del conocimiento: la que se da entre los centros y las periferias y la que ocurre cuando los destinatarios son legos. O, en otras palabras, cuando uno de los polos de la comunicación es precario. Así, si tuviéramos que cartografiar tales flujos diríamos que en el primer caso la transmisión del saber es horizontal, entre ciudades, países o continentes, mientras que la segunda es vertical, desde las instituciones de elite o los cerebros más exquisitos hasta las organizaciones más populares o los actores más ordinarios. En el fondo, como pronto veremos, se trata de un mismo fenómeno de colonización que homogeneiza y polariza los imaginarios políticos según pautas cuidadosamente aquilatadas Pero no precipitemos conclusiones, pues antes de llegar al establecimiento de semejantes paralelismos, es cierto que cada asunto requirió muy distintos itinerarios de investigación. Lo primero debe ir por delante.
Dos orillas es un libro sobre la ciencia en el siglo XVIII y está dividido en dos partes. En la primera se estudian algunos casos de historia institucional e historia de las ideas que permiten entender la emergencia de prácticas científicas modernas en las colonias españolas. La segunda explora la forma en la que la ciencia pasó a ser parte de la cultura ordinaria en las urbes ilustradas. Así que las dos orillas de la ciencia son en realidad las dos fronteras que ha tenido que mover para convertirse, como dice Michel Serres, en el único proyecto honorable que le queda ya a Occidente.
 
Autor: Antonio Lafuente (IH-CCHS) et alii.
Archivos adjuntos: