Estructura Social y Territorio. Arqueología del Paisaje (EST-AP)

Investigadora responsable: Inés Sastre Prats
 
Integrantes:
 

gi_estructura_social_dsc00114_modif.jpg
Pie de foto: Mina romana de La Canduerca, Sierra de Begega (Asturias)

La investigación del Grupo EST-AP se articula en torno al estudio del paisaje como síntesis de las relaciones sociales y de las comunidades con su medio desde una perspectiva diacrónica. Es por ello esencial la investigación de las relaciones espaciales, con el objetivo de comprender el funcionamiento de las formaciones sociales antiguas y sus procesos de cambio y proporcionar la base científica para su conversión como Patrimonio Histórico en recursos estables y duraderos.

  • El objetivo fundamental es el estudio de los procesos históricos en las comunidades protohistóricas y en la sociedad provincial hispana, sobre todo en la transición del mundo prerromano al romano y durante el Alto Imperio. El grupo presta atención tanto a la consideración integral del registro arqueológico, desde las evidencias geoarqueológicas hasta los elementos de la cultura material, como a la documentación escrita antigua.
  • Su ámbito de estudio fundamental es el cuadrante noroeste de la Península Ibérica, en particular los antiguos territorios astures, galaicos, cántabros y del norte de Lusitania. El GI desarrolla igualmente estudios en otras zonas peninsulares caracterizadas por el impacto de la actividad minera antigua. A partir de esos trabajos de alcance regional se plantea una colaboración con otros GI nacionales y europeos en relación sobre todo con los paisajes rurales y mineros preindustriales. 
  • El estudio de estas formaciones sociales parte de una reflexión teórica sobre el funcionamiento de las sociedades del pasado, sus formas de construcción del espacio (procesos de territorialización) y sus dinámicas temporales. Se pretende desarrollar así una teoría social de base arqueológica, equiparable a las aportaciones de otras ciencias sociales (antropología, sociología, etc...)
  • El GI trabaja a partir de la aplicación de métodos y técnicas de análisis e interpretación de los paisajes culturales para generar conocimientos históricos de alcance transversal (convergentes en particular con los procedentes de otras ciencias sociales y de la tierra), de forma que puedan ser difundidos y generen recursos innovadores mediante su planificación, ordenación y explotación territorial y patrimonial. El GI presenta una larga experiencia en el manejo de técnicas de análisis espacial aplicadas a la arqueología (geoarqueología, sistemas de geo-información, topografía, cartografía y fotografía aérea).